Los años dorados de la aviación comercial, cuando volar era una experiencia glamorosa!

 

 

Las series de televisión “Pan Am” y “Mad Men” nos han traído gratos recuerdos de aquellos tiempos en que la gente vestía elegante para su vuelo,  el servicio a bordo era majestuoso con copas de champagne interminables, las comidas eran verdaderos banquetes, los asientos eran amplios y las aerolíneas solo competían por ser las más puntuales y complacientes, antes, durante y después del vuelo.

Pero también podemos contarles que en aquellos tiempos “dorados” de la aviación comercial, viajar en avión era una experiencia poco común y cara, generalmente reservada para las clases sociales más altas ya que toda esa elegancia tenía un precio muy alto.

Todo empezó a cambiar en 1978 con la ley de desregulación de las aerolíneas en EUA. que eliminó  el control gubernamental sobre las tarifas y rutas, eventualmente en todo el mundo las aerolíneas comenzaron a competir por tener más rutas con aviones más llenos y para vender todos sus asientos, las aerolíneas tuvieron que bajar sus precios mientras que paulatinamente han ido reduciendo sus costos de operación.

No todos los cambios han sido malos para el pasajero, quizás ya no resulta tan comfortable y glamorosa la experiencia de volar pero a final de cuentas, por menos de un peso el Kilómetro, ahora gran parte de la población puede viajar en avión. Solemos quejarnos de los altos costos de los boletos, los cargos adicionales por maletas, cargos por cambios o por un asiento en pasillo pero estos son los cargos que mantienen en el aire a las aerolíneas llegando a más destinos que antes y si añoras volar como en aquellos tiempos dorados de la aviación, lo puedes hacer pagando por un boleto en clase “business” o  “primera clase” y por menos de lo que antes costaba volar, podrás agasajarte plenamente en tu próximo vuelo.

Escrito por: Roni Rubinstein, director de Viajes Excélsior

De la colección de Viajes Excélsior:
-Máquina para emitir boletos de Pan Am de los años 60’s
-Certificado de viajero de 1956 que TWA otorgaba a sus pasajeros por haber cruzado el Océano Atlántico
-Tag de maletas bañado en plata para pasajeros que viajaban en el Concorde de Air France
-Tasa y reloj de TWA de los años 70’s